lunes, 11 de julio de 2016

luking Chicatilo

El poder de Chicatilo no estaba en su mirada, sus ojos eran y siempre fueron groseros, el poder de Chicatilo no estaba en su voz o su fuerza física como reza la prensa, el poder de Chicatilo indiscutiblemente estaba en su mano izquierda, la torpe y es más se encontraba precisamente en el dedo anular de su mano izquierda, en un pequeño pliegue entre la 1ra y 2 falange, tenía alguna vibración extraña, un complejo sistema eléctrico, imposible dilucidar sin las pruebas suficientes, pero era evidente, el anillo que cubría su dedo sin haber estado casado nunca no era azar, era el reconocimiento que en un punto de su ser, Chicatilo irradiaba eufórica confianza, energúmena y violenta confianza, risueña, torpe. por eso siempre estaba cubierto por ese anillo grueso  de oro que su mamá le regalo cuando cumplió 16 años y conoció a L, en el cumpleaños anterior al de él. Cuando ella y su risa, la serpentina y su gorro de princesa a los 12 años  lo agarraron para salir corriendo por el pasillo despertó en Chicatilo algo que iba a romperlo para siempre y oculto en ese anillo.
Todo son ondas y vibraciones, todo son lentas estrategias de romper la geometría, de romper la estructura. Chicatilo, que Dios tenga piedad de ti, que tu alma encuentre descanso en alguna parte, que tu cuerpo no se pudra en el desierto por los siglos de los siglos.

we don´t believe

No creemos que el arte sea el camino a ninguna parte
no creemos
no lo intentaremos,
no creemos que el amor sea el camino a alguna parte, tampoco ES el camino
solo parte del decorado menos gris y más dulce
pero deshilachado a final de cuentas.

No creemos que el amor sea el camino a ninguna parte, ni los sueños, ni los hijos, ni el dinero, ni el amor, o la suerte, o el delirio, o el amor.
Todo laberinto fatal,
cada sensación un intento de huida,
cada movimiento una negación,
te vas descascarando nena, no  hay otra salida.
no hay porqué sufrirlo, deslízate o súfrelo,
mastícalo o trágalo, entrégate, cierra los ojos
ábrelos frente al computador
ten esperanzas
viértelas en esos ojos risueños
ten fe, canta canciones felices
Dios, o la muerte, se desnudan ante tus intentos trémulos por negociar lo que nunca fue un negocio
solo una exhalación enorme del universo, tu vida ni siquiera un recuerdo, te esfuerzas por ciego, porque nunca salimos de la caverna.
porque algo debe existir
porque algo debió existir
que será del pobre Spinoza en ese último momento,
cuando entregado a los brazos de Dios, turbio de razones, en ese último segundo, ese último momento
abrace que todo fue inútil?
cadena tras cadena de su voz no sirvió más que lo que a todos?, amarrarnos a una fe?
Pandora, toma tu caja y vete.

miércoles, 25 de enero de 2012

Entra




... por ahí tengo escondidos tus zapatos, tu ropa, tu perfume,
el rastro de tus uñas en mi espalda,
esto no debería ser un diario de vida
esto debiese convertirse en fuego
esto debiese ser revisado y borrado
quebrado dentro de mi para volver a pulirlo y verlo nacer
tibio y dulce entre nuestras manos

nuestras manos

ahora son flores

sucias

porque tu conoces las flores
yo apenas conozco el olor de tu pelo
girando sobre un espacio muerto

donde las canciones ya no sirven de nada
solo queda escribir como una triste chiquilla
su diario de vida
romper las esquelas
dar la hora con una cara triste
porque no se sabe nada
no sabemos nada

quietos en medio de un mar que apenas suena
que apenas vibra
que nos rodea
como una madre
y no hay nada que hacer sino llorar.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Cohética



En horribles dioses nos hemos convertido,
O siempre lo fuimos y nunca supimos.

Nos caemos de la mesa constantemente
Rodamos entonces hasta cualquier pierna o rodilla que nos brinde calor.

Somos limitados en nuestro sacrificio
Nuestros milagros son torpes y llenos de letras.

Tristes nos caemos
Pequeñas ingenuidades rodando bajo la mesa.

Nos gustaría entender algo
Encajar
Sonreír a la cámara
Disfrutar la vista, el abrazo, el suspiro,
Cerrar los ojos nos gustaría,
O abrirlos
A estas alturas no se sabe.

Nos gustaría entender algo y no parecer patéticas sombras
Melancólicos espectros varados como vacas a los pies de los mortales.

Pero lo estamos Varados
Oxidándonos, viéndolos pasar mientras nos llenamos de hojas
De rayos
De relámpago
De lo inútil.

Diablos!
Tenemos miedo
Nuestra valentía sólo es demencia temporal
Lo irracional que es nadar bajo la arena entre tantos peces y manos gloriosos.

A veces despreciamos
La vileza nos corroe

Pero sabemos nuestra deficiencia
Nuestra invalidez, es decir
Sabemos que esta ahí
Que nos separa,
Que nos hace tontos y vulgares y brillantes y cínicos e igualmente falsos a fin de cuentas
Pero no sabemos qué es ni donde está
Nuestra invalidez, la degeneración
Si pudiésemos quizás la extirparíamos en vez de seguir corriendo hasta morirnos de frio.

Entonces Abrazaríamos a nuestra amante
Gozaríamos su escote
su mano
Le diríamos cuanto la amamos
Besaríamos su cuello
Y ella reiría
Podríamos prometer algo
Una suerte de futuro
Nuestra risa junto a la de ella
Podríamos ver las noticias sin pena
Tomaríamos agua
Y colocaríamos la pistola bajo la almohada
En vez de restregarla constantemente a nuestra sien.

lunes, 21 de julio de 2008

Canto del niño voodoo


Se van a aburrir de mi
Hijos de puta
Se van a aburrir de mi porque soy borracho y abstemio
Porque me gustan las lolitas
Y a estas me las como con mayo
Y porque soy vegetariano se van a aburrir de mi
Porque no les gusta la baba que me cae de los ojos
Porque ando hediondo y les llevo la contra.

Porque tengo el pelo sucio y clamo en el desierto como sus padres
Porque me creo un santo
Se van a hartar de mi
por hereje
y el favorito de la madre santa iglesia que los repario
se van a hartar de mi
y me enterraran agujas en los ojos
y en el pecho
y sobretodo en mís sexos
porque sé que ven como miro a sus hijas
cabrones
con sus mismos ojos
cabrones
pero ustedes.

Se van a hartar de mi
y me echarán de la casa
me echarán tierra
me taparán con diario.
Se aburrirán de mi
porque podría tener piojos
pero ni uno se acerca
se aburrirán de mi
y el hartazgo los hará levantar sus cuchillos
y sus lanzas y sus faldas, sus pistolas de mano
sus principios, sus morales, sus leyes
una ultima sonrisa de pena les caerá por la barba
cuando me vean chillando como perra
frente a la imagen de ese cristo negro que tanto amaban.

lunes, 19 de mayo de 2008

Mecanismo estatico de caida


Sintió primero la lluvia sobre los hombros, (se comienza siempre por el principio pensó), fue como un suspiro dijo, y decía bien, lo demás fue más simple, cosa de abrir los ojos y dejarlos caer sobre todo, el vaso sobre la mesa, el lápiz al suelo, la mujer a la cama, la olla a la cocina, la bala a la sien, la boca al labio, los dientes, la humedad; la mano otra vez a la mesa, la cabeza, un suspiro que cae otra vez a la nada, el silencio sobre todo cayendo.

Es simple se dijo el hombre que casi ríe pero se detiene para no aplastar al silencio tan bien colocado ya sobre todas las cosas.

Vuelve a llenar de aire sus pulmones y este cae sobre sus alveolos rojos y grises; puede sentir un oxigeno que levemente roza esos receptores húmedos en su sangre. Abre los ojos nuevamente. La colilla cae al suelo, la tempestad se deja venir sobre algo de universo “las cosas que tiene la vida” alcanza a pensar cuando como un balde de agua fría el vaso cae en su muslo y se vuelve añicos, como el mar a la piedra , el rayo a un rostro ligeramente conocido, .. madre o padre parece suspirar mientras todavía las paredes que tiemblan le envían libros y pelos y polillas que duermen y el silencio se sabe aplastado por lo convulso que es eso que vibra bajo los pies, inversamente sobre todo.

“Respira profunda, respira profundo” se dice pero esos alveolos rojos ya tiemblan y caen y ríen mientras todo enormemente se vuelve un delirio

Su nariz a la mesa, sus ojos pequeños puntos gritando una muerte que no es suya.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Tres





Maturana
es irremediablemente un ser de costumbres, usted quizás no lo notaría porque estas son parecidas a los cometas en el sentido que el observador no las percibira sino es con un acucioso y metódico sentido de la observación; como nadie se dedica al estudio real de Maturana sera imposible entonces percibir que es un ser de costumbres.
Para Muestra un botón; cada 3 años Maturana sale de su casa un domingo a eso de las 3 de la tarde y camina, al principio sin sentido, al parecer sin recordar que es lo que lo arrastra por las calles del centro semivacio, lo recorre con paso lento, respirando exhalando cada esquina y cada auto y cada perro, sigue sus pasos por la avenida Brasil, el parque, los arbolitos y las palomas y los pasos arrastrándose lentamente, dejándose envolver por los gritos de niños, y los cochesitos; al pasarlos prenderá el 2º cigarrillo, invariablemente serán 3.
Bajará a ver el mar, se concentrara en su sonido, intentara recordar que es lo que lo ha traído ahí, pasara un conocido, le preguntara por su vida, por el trabajo, los niños, el contestara y retribuirá la preocupación con similares preguntas. Sentirá el miedo recorrerlo al principio cuando levante la cara, observe su ventana, ella de blanco, el balcón, una mirada que no es sonrisa ni es nada, la mirará a los ojos, caerá la botella, caerá el cigarrillo, una lágrima, cuando vuelva a pestañear, ella ya se habrá ido.